Tiempo de leer: 3 minutos

Para compensar los efectos del agobio de la vida moderna, hay un interés creciente de consumidores en “mood food”, o sea, comidas que estimulen el humor, abriendo oportunidades para que las industrias de alimentos y bebidas lancen productos que ayuden a aumentar el bienestar emocional.


¿La forma como una persona está sintiéndose influencia en la elección del alimento o bebida que tiene deseo de consumir? 

¿Y lo que ella come puede afectar lo que siente? 

Al final de cuentas, ¿quién no buscó el alivio del estrés en un pedazo de chocolate? ¿O más disposición y energía en una taza de café?

¡La respuesta es sí! Y se encuadra en un concepto: el “mood food”.

Estudios no dejan dudas de que los alimentos interfieren en los sentimientos y emociones. Un análisis publicado en la revista científica The Lancet afirma que, aunque los determinantes de la salud mental sean complejos, la evidencia de la nutrición como un factor crucial en la prevalencia e incidencia de trastornos mentales sugiere que la dieta es tan importante para la psiquiatría (salud mental) como lo es para la cardiología, endocrinología y gastroenterología (salud física). En un estudio divulgado por Mintel (mayo 2018), 70% de las mujeres canadienses concuerdan en que lo que comen afecta su bienestar emocional.

No obstante, el concepto mood food no es algo nuevo. La relación entre la comida y el estado de humor de las personas ya había sido identificada por Hipócrates, 460 a.C, considerado el padre de la medicina y autor de la famosa frase: «Que su remedio sea su alimento, y que su alimento sea su remedio». Desde entonces, varios estudios fueron desarrollados, con relación al asunto, pero todavía hay mucho más para avanzar.

 El ritmo frenético de vida de los últimos tiempos intensificó los síntomas de fatiga, ansiedad, estrés y depresión. Con mayor acceso a la información y más concientizados, los consumidores están promoviendo una verdadera revolución en el comportamiento, respaldada en la necesidad creciente de salud y bienestar.

En una era en que la indulgencia funcional gana destaque, Mintel señaliza la tendencia Mood to Order (humor para encargar), que comienza a despuntar y marcar el potencial del mood food o “alimentos de humor”. A la par de otras tendencias lado de como el mindfulness (atención plena) y self-care (autocuidado), el mood food retrata la búsqueda de las personas por antídotos para sus vidas agitadas y estresantes. 

Un estudio divulgado en marzo de 2018 por Mintel indica que 66% de los consumidores de Reino Unido coinciden en que lo que se come tiene un impacto directo sobre el bienestar emocional. En análisis, Mintel afirma que tal vez nunca haya habido una oportunidad mejor para que las industrias de alimentos y bebidas presenten productos relacionados al concepto mood food. O sea, aquellos con alegaciones de “humor y salud emocional”, con efectos calmante, relajante, energético e incluso estimulantes de foco y mayor claridad de pensamiento.

Los consumidores están cada vez más interesados en su salud y su bienestar  emocional. Y la alimentación es una de las fuentes que ellos buscan para compensar los efectos de la vida moderna, como fatiga, ansiedad, estrés y depresión.

Después de todo, hay nutrientes en alimentos que comprobadamente poseen propiedades capaces de promover la sensación de bienestar y buen humor. 

¿A usted le parece interesante explotar este nicho de mercado? ¿Su empresa está atenta a este movimiento? ¡Cuéntenos!

Compartir o contenido
¡Queremos escuchar de ti! ¡Comentario!