Longevidad Activa y Nutrición Adecuada

noviembre 1, 2022

Tiempo de lectura6 minutos

Gracias a los cambios sociales, económicos, sanitarios y educativos, las personas mayores de 60 años han vivido una longevidad activa a través de una nutrición adecuada.

La llamada «Generación Plateada» tiene varios otros hábitos centrados en el envejecimiento saludable.  Actualmente, este público -a quien no le gusta ser llamado anciano- representa casi el 18% de los brasileños y es responsable de cerca del 20% del consumo en el país.

Cifras significativas que, según las proyecciones de la OMS, sólo tienden a aumentar en las próximas décadas. Aun así, los “maduros”, como prefieren ser llamados, informan que se sienten desatendidos por algunos sectores, incluyendo alimentos y bebidas.

Entonces, una percepción que sirva de alerta y que requiera una nueva mirada de las marcas para entender mejor esta fase de la vida en este nuevo tiempo y satisfacer sus necesidades.

EL CONCEPTO DE LONGEVIDAD ACTIVA

Es necesario resignificar la forma de envejecer y la nutrición adecuada es una parte fundamental de este proceso. La “longevidad activa” es uno de los términos que más representan esta nueva mentalidad. Así, según la OMS, se traduce como “el proceso de desarrollo y mantenimiento de la capacidad funcional que permite el bienestar en edad avanzada”.

Así, los ancianos están cada vez más en busca de estilos de vida que permitan su participación activa en varios ámbitos. Por lo tanto, la generación plateada no quiere ser vista como una carga para los demás, sino más bien como contribuyentes a la sociedad, personas sanas e independientes. 

LA IMPORTANCIA DE UNA NUTRICIÓN ADECUADA

Por lo tanto, para el envejecimiento activo, es esencial incorporar hábitos saludables en la rutina. Los cuidados como estos traen una serie de beneficios para la salud y la integridad del cuerpo, como una mejor salud mental, noches de sueño con más calidad, mayor disposición, control de peso, fortalecimiento de la inmunidad y mejora del estado de ánimo.

En este sentido, la nutrición adecuada tiene un papel fundamental, ya que, para funcionar correctamente, nuestro cuerpo exige varios nutrientes específicos. Por ejemplo, calcio y vitamina D para la salud ósea, fibra para el intestino y proteína para los músculos. 

NUTRIENTES CLAVE 

Es necesario recordar que el envejecimiento se asocia con la senescencia, que es el proceso natural de una variedad de cambios que ocurren en el cuerpo a lo largo de los años, como una menor producción de colágeno y menor acidez estomacal, entre otros.

En este proceso, algunos de estos cambios fisiológicos pueden hacer que el cuerpo sea propenso a las deficiencias nutricionales. La ingestión de la cantidad adecuada de algunos nutrientes se vuelve aún más importante

– Fibras: con el envejecimiento también se produce una reducción de la motilidad intestinal, siendo los ancianos más propensos al estreñimiento. Las fibras pueden ayudar en el correcto funcionamiento del intestino y evitar este proceso.  Además, las fibras solubles, como los betaglucanos, pueden ser aliadas para reducir la glucosa en sangre y el colesterol.

– Vitamina B12: en esta etapa, también es posible tener dificultades para absorber algunos nutrientes, como la vitamina B12, que puede provocar anemia, debilidad y fatiga.

– Calcio y vitamina D: Los adultos mayores necesitan prestar más atención al consumo de calcio y vitamina D para mantener huesos fuertes y sanos, previniendo la osteopenia (disminución de la masa ósea), que puede conducir a la osteoporosis, reduciendo también los riesgos de caídas y fracturas. 

– Potasio: es responsable de disminuir la cantidad de sodio en el cuerpo y también actúa para combatir el estreñimiento. Es común que los ancianos tomen medicamentos para controlar la hipertensión, medicamentos que normalmente tienen una función diurética y causan la pérdida de este mineral.

– Omega 3: algunos otros nutrientes son importantes en esta fase, como los antioxidantes y el omega 3, que además de ser antiinflamatorio, es bueno para la salud cerebral.

– Proteína: nutriente esencial para la formación, el mantenimiento y la salud de los tejidos corporales, como la piel, el cabello, las uñas y los músculos. Sin embargo, con la edad avanzada, hay un aumento en la pérdida de masa muscular, también llamada sarcopenia, haciendo que la nutrición adecuada con el consumo de proteínas sea fundamental.

MASA MUSCULAR Y SARCOPENIA

Uno de los cambios fisiológicos más comunes asociados con el envejecimiento es la sarcopenia.  Es un síndrome caracterizado por la pérdida generalizada y progresiva de masa muscular, fuerza y calidad muscular. Puede comprometer la calidad de vida de los adultos mayores.

Actualmente, la sarcopenia afecta a entre el 5% y el 13% de las personas mayores de 60 años y hasta el 50% de las personas mayores de 80 años.  En Brasil, las mujeres son más afectadas que los hombres (20% versus 12%). 

Debido a la inmensa demanda, esta es un área que ha estado demandando innovación en nutracéuticos y suplementos. Esto se debe a que no siempre es posible satisfacer todas las necesidades a partir de los alimentos. Los suplementos son una gran alternativa para adaptarse y reforzar la cantidad de nutrientes en el cuerpo. 

Según la empresa de estudios de mercado Euromonitor International, el fortalecimiento y la resistencia son las principales razones por las que las personas mayores de 60 años consumen complementos alimenticios.

Sin embargo, hay varios otros efectos que pueden ser explotados. Como fortalecer la inmunidad, la salud ósea, articular, muscular, cognitiva, cardíaca, cutánea, ocular y digestiva. Así, una gran industria alimentaria de Brasil, por ejemplo, invirtió en la producción de complementos alimenticios y logró un crecimiento significativo en sus resultados.

En conjunto, las líneas de la marca aumentaron un 39% en sus ventas en el primer semestre de 2020, en comparación con el mismo periodo de 2019. En el segmento de la marca exclusiva para personas mayores, el crecimiento fue del 43,4% mientras que el mercado tuvo un incremento del 23,4%, según datos de la empresa y de la consultora Nielsen. 

Por lo tanto, otras estrategias de innovación que los fabricantes de alimentos están desarrollando son productos, como geles, bebidas lácteas y yogures con nutrientes importantes para los huesos, músculos, articulaciones y cognición, como proteínas, colágeno, calcio, vitamina D, sin lactosa. Conozca algunos de ellos:

BAKOMA SENIOR ACTIVE SABOR PEACH
En marzo de 2018, la empresa láctea polaca Bakoma lanzó una línea de yogur para personas mayores. Son bebidas lácteas que no contienen lactosa y están enriquecidas con calcio y vitamina D.
PROTEÍNA ON THE GO EN GEL
En Estados Unidos, la marca PRONATIV, de Lactalis Ingredients, desarrolló un gel de fruta con alto valor proteico, elaborado con un 10% de proteína de suero nativo de alta calidad.
BOOST DRINK
Nestlé, en Europa, lanzó Boost, una bebida rica en proteínas, que aporta 27 vitaminas y minerales. Contiene 20g de proteínas, calcio, magnesio, vitamina D, vitaminas B, vitaminas C y D, zinc, hierro y selenio.
SHAKE NATURAL
Purition es una marca británica que fabrica batidos de proteínas sin micronutrientes aislados, solo ingredientes alimenticios integrales naturales como semillas y oleaginosas.

Por lo tanto, aunque todavía carezca de productos específicos, el mercado para las personas mayores es un universo de oportunidades. Es decir, ¡un escenario excelente para crear e innovar!

¿Apreciado? ¡Comparte este contenido!